Conoce todo sobre el chocolate caliente

chocolate-caliente

En México, preparar chocolate caliente no es solo una tradición sino también una especie de arte. Todos los que han probado la versión mexicana de esta bebida mundialmente popular, han dicho que es una delicia.

La razón de esto radica en la elección del ingrediente principal: el chocolate. Es decir, no usan el chocolate oscuro y abrumador que se usa en la mayor parte del mundo, sino más bien tabletas que son un poco suaves.

Además, se usan ingredientes especiales como la canela, que crean un sabor refrescante, bastante reconfortante y estimulante al mismo tiempo.

Este alimento es tan versátil que algunas personas en los pueblitos no solo lo utilizan para hacer el tradicional chocolate espumoso, sino que también lo utilizan como un ingrediente importante para el tradicional mole mexicano.

sirviendo chocolate caliente

¿Dónde puedo conseguir esta bebida?

Si te encuentras en México, asegúrate de visitar los supermercados y abastecerte de tabletas de chocolate rústico de mesa. Este es el ingrediente principal para preparar esta bebida icónica.

La marca más buscada y querida es Abuelita. Está hecho de pasta de cacao y azúcar, ¡pero también tiene la cantidad justa de canela!

O si lo prefieres, existen muchos restaurantes que ofrecen esta bebida y otras algo similares, como el mocaccino o el latte; ocupa tus rewards para adquirir tu bebida favorita. Si aún no sabes cómo hacerlo, pregunta en tu restaurante o cafetería favorita los pasos a seguir para recibir grandes beneficios a lo largo del año.

¿Cuál es la mejor manera de preparar el chocolate caliente mexicano?

Ahora que con suerte te has sentido persuadido por nosotros y has logrado encontrar dos tabletas de Abuelita en el supermercado, te enseñaremos cómo prepararlo.

Es un proceso bastante simple pero debe hacerse correctamente para lograr los mejores resultados y disfrutar de esta sabrosa bebida.

Necesitarás lo siguiente:

● Cuatro tazas de leche (esto es alrededor de 1 litro, personalmente preferimos la leche entera, ya que ayuda a lograr una textura cremosa y suave, pero aquellos que tienden a preocuparse por la ingesta de calorías también pueden usar la leche baja en grasa).
● Tabla para cortar.
● Cuchillo afilado.
● Cacerola.
● Licuadora.

El proceso de preparación

Cuando desempaques las tabletas de chocolate de mesa, notarás que están divididas en gajos.

Usa la tabla de cortar y un cuchillo afilado para separar estas cuñas, ya que serán más fáciles de disolver una vez que pongas manos a la obra. No tienen que estar perfectamente uniformes; ¡los vas a derretir de todos modos!

Ahora toca calentar la leche. Para ello, enciende la estufa a fuego medio, vierte la leche en la cacerola y cocínala hasta que las primeras burbujas comiencen a aparecer en la superficie.

Cuando notes estas burbujas, agrega los trozos de chocolate y continúa cocinando mientras remueves lentamente.

La leche no debe hervir, así que si notas que empieza a hacerlo, baja el fuego o retírala del fuego por un par de minutos. No dejes de removerla durante este tiempo.

Cuando la temperatura baje, regresa la cacerola con la leche al fuego. Revuelve durante uno o dos minutos más y retira de la estufa.

Chocolate calente (o un tanto tibio)

Puedes simplemente beber el chocolate caliente en este punto, pero te recomendamos esperar a que se enfríe un poco y usar una licuadora para crear un grado de espuma que hará que sea un verdadero placer para tu paladar.

Para ello vierte la mitad de la mezcla en la licuadora y enciéndelo durante treinta segundos. Repite lo mismo con la otra mitad y luego vierte el chocolate en las tazas de arcilla para servir a tus seres queridos.

Si notas que se asientan algunos sólidos en la taza, no te asustes, no has hecho nada malo ni el producto estaba mal, esto es algo normal por muy bien que mezcles la leche y el chocolate.

Para evitar esto, puedes servirlo con una cucharadita, o mejor aún, una ramita de canela. De esta forma, la gente puede remover el chocolate de vez en cuando y no dejar que se asiente.