El omelette, el desayuno favorito de todos

omelette

El omelette delicioso y esponjoso se ha convertido en un desayuno popular desde los días de Napoleón Bonaparte.

Cuenta la leyenda que un posadero local cerca de la ciudad de Bessieres, Haute-Garonne, preparó el delicioso brebaje de huevos para el líder militar francés durante un descanso.

Bonaparte se enganchó de inmediato. De hecho, ordenó a la gente del pueblo que recogieran todos los huevos del pueblo para preparar un gran omelette para su ejército al día siguiente.

Se corrió la voz sobre el platillo, e incluso personas de todo el mundo, comenzaron a experimentar con la receta original, adaptándola a sus ingredientes y gustos.

omelette con verduras

Los huevos y el omelette

Para hacer un omelette necesitas huevos. Tradicionalmente, la receta pide huevos bien batidos y cocidos con mantequilla o aceite en una sartén y rellenos de ingredientes como: queso, verduras y carne (generalmente jamón).

En ocasiones, en lugar de huevos enteros solo se utilizan las claras, agregando una pequeña cantidad de crema, leche o agua para obtener una textura esponjosa.

El omelette más grande del mundo se preparó con 160,000 huevos el 19 de marzo de 1994 en Yokohama, Japón. Aunque la persona promedio generalmente disfruta desayunando un omelette, en realidad es una guarnición que merece un lugar en cualquier menú de brunch.

Esto se debe en gran parte a las variaciones en las que se puede preparar, complementando cualquier elemento de desayuno o almuerzo. Si planeas pedir desayunos a domicilio para toda tu familia, no olvides pedir unos deliciosos omelettes. Te sorprenderá el estilo que maneja tu restaurante favorito.

Este platillo es el preferido por las masas

Los omelettes se cocinan con mantequilla en una sartén especial. A menudo se condimentan con tomate, perejil, cebolla picada o con sal y pimienta.

Nargesi (tortilla de espinacas) es otra versión iraní del omelette hecho con espinacas, cebollas fritas y condimentada con sal, pimienta y ajo. Baghala ghatogh, también de origen iraní, se hace con Baghalas (habas de Rashtian), huevos, eneldo y especias.

Los omelettes griegos se fríen generalmente con verduras salteadas.

También son populares en los Países Bajosl. Los omelettes se hacen normalmente con champiñones, cebollas salteadas, papas, pimientos y guisantes.

A las personas de Gran Bretaña les apetece añadir queso, leche y huevos, muchos huevos.

Los japoneses prefieren agregar salsa de soja, hojuelas de bonita, azúcar y agua a su mezcla.

Durante la fiebre del oro, surgió de Placerville, California, una receta a la que se le pone tocino adicional y ostras empanizadas.

Es evidente cómo ha cambiado la tortilla desde que Napoleón Bonaparte dio su primer bocado hace cientos de años. Sin embargo, no importa cómo te guste o adónde viajes, hay una receta de omelette que seguramente te encantará.