¿La orzuela realmente se puede prevenir?

La orzuela en las puntas del cabello es uno de los problemas más comunes, sin importar si está teñido con un rubio cenizo o está de un color super oscuro.

Nos encantaría tener la receta mágica para curar la orzuela, sin necesidad de quitar el largo que seguramente te costó mucho trabajo y paciencia conseguir, pero desafortunadamente no es así.

Si estás buscando cómo quitar la orzuela sin tener que experimentar una sesión con las tijeras, tememos decirte que tal vez tu búsqueda te desilusione un poco. Cortar la parte de tu cabello maltratada siempre va a ser la opción más sencilla y eficaz.

Sin embargo, hay algunas cosas que puedes evitar y de esta manera el problema de puntas abiertas será mucho menor.

Cosas que te ocasionarán una orzuela segura en el cabello

El uso excesivo de herramientas de calor es una de las principales respuestas del por qué sale la orzuela.

De acuerdo con la Academia Americana de Dermatología, herramientas como secadoras, planchas, rizadoras y tenazas dañan y resecan el cabello, lo cual tiene un efecto bastante perjudicial en tu melena, principalmente en las puntas.

De hecho, se recomienda utilizar estas herramientas lo menos posible. Si puedes limitar su uso a una vez por semana, mucho mejor.

En caso de tener que utilizarlas, procura que el ajuste de calor esté en la temperatura más baja y siempre ocupa un termoprotector, es decir, un producto que proteja tu cabello del calor.

No es un secreto que los rayos UV del sol son bastante dañinos para la piel. Sin embargo, su efecto negativo no sólo se enfoca en la dermis, sino también en el cabello.

Los rayos del sol resecan y debilitan el cabello, reducen su elasticidad y afectan la cutícula, lo cual se traduce en un cabello quebradizo y con orzuela.

Además de procurar no tener largas exposiciones al sol, puedes cuidar tu cabello con un sombrero ancho y protector solar para cabello y cuero cabelludo.

Teñirte el cabello o realizarte cualquier tratamiento químico son de las formas más sencillas de lograr un visible cambio de look. Sin embargo, también son de los principales factores que debilitan y dañan tu melena, promoviendo la aparición de orzuela en el cabello.

Se recomienda esperar de 8 a 10 semanas entre cada retoque. Además, lo mejor es que sólo realices un tratamiento químico por sesión. Es decir, no te tiñas el cabello en la misma sesión en la que te haces un permanente.

Uno de los estados más vulnerables del cabello es cuando está mojado. Si en ese momento lo cepillas o desenredas, lo único que vas a lograr es dañar la cutícula y promover la aparición de la orzuela.

Lo más recomendable es que lo cepilles únicamente cuando esté seco, con un peine de dientes anchos; si es de madera mucho mejor. O puedes usar un cepillo de fibras naturales.

El acondicionador es un básico en cualquier rutina de cuidado del cabello. Es el producto ideal para hidratar tu pelo de medias a puntar, y ayudar a proteger y fortalecer la cutícula.

Muchas personas pecamos de tocar constantemente el cabello. En algunas, incluso ya es un tic nervioso. Aunque no lo creas, este terrible hábito afecta la estructura de cada hebra del pelo y tus puntas normalmente son las que se ven más afectadas.