Los mejores lugares para ir de excursión en México

barrancas-del-cobre

México es un destino ideal para practicar el senderismo, ya que cuenta con excelentes cadenas montañosas y un clima (generalmente) ideal, que compensa con creces los problemas de altitud, a menudo brutales, que plantea la capital del país: Ciudad de México. La mejor época para practicar el senderismo en este país norteamericano es la estación seca, de octubre a abril, en la que se puede esperar un clima templado y la oportunidad de vivir experiencias de viaje y senderismo realmente épicas.

Puerto Vallarta

El senderismo en torno a Puerto Vallarta, ciudad turística de la costa del Pacífico mexicano, es conocido por sus espectaculares cascadas. La mayoría de estas maravillas naturales se encuentran al sur, junto a las playas de Bahía de Banderas, y la mejor época para visitarlas es durante la temporada de lluvias, entre mayo y octubre, cuando las cataratas están en pleno apogeo. Si deseas algo más desafiante, recorre el sendero de Palo María, situado cerca del centro de Puerto Vallarta y que alberga siete cascadas, algunas de las cuales requieren escalar para llegar a ellas.

Cabo San Lucas

Las caminatas alrededor de Cabo San Lucas ofrecen la oportunidad de sumergirse en el espectacular paisaje desértico de Baja California, incluyendo las populares montañas de La Laguna y los campos de fósiles de la región del Cabo. Si buscas una caminata más fácil (y más sombría), visita el histórico Estero de San José, que es uno de los favoritos de los observadores de aves. El senderismo en Cabo San Lucas es más cómodo en los meses de invierno; si planeas una caminata en verano, asegúrate de salir temprano por la mañana para evitar el calor del día. También necesitarás botas de montaña adecuadas, ya que las serpientes de cascabel son bastante comunes en algunos senderos.

Ciudad de México

Escapa de las calles densamente pobladas y contaminadas de la capital de México y explora la naturaleza que la rodea. La ciudad está enclavada en la Cordillera Neovolcánica, que cuenta con tres de los picos más altos de México, así como con praderas de flores silvestres y extensos bosques de pinos. Sube al Paso de Cortés (3.400 m), que serpentea entre dos de los volcanes más famosos de México, o da un paseo más tranquilo por el Desierto de los Leones, el primer parque nacional de México. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la Ciudad de México se encuentra a 2.240 metros sobre el nivel del mar, por lo que hay que tomarse el tiempo de aclimatarse antes de emprender cualquier excursión montañosa.

Oaxaca

Esta ciudad colonial, en el suroeste de México, está rodeada de imponentes montañas y ofrece algunos de los paisajes más bellos del país. Estas montañas, conocidas como la Sierra Norte, albergan ocho pueblos -Pueblos Mancomunados- que gestionan el programa de ecoturismo Expediciones Sierra Norte, que retribuye a las comunidades y al medio ambiente. Acude a la oficina central en la ciudad de Oaxaca para planificar un itinerario con uno de los guías expertos. Cada pueblo cuenta con una cómoda cabaña para alojar a los visitantes y un restaurante que sirve platos locales a precios asequibles.

Santiago

Este municipio, situado en el centro de Nuevo León, al noreste de México, forma parte del Programa Pueblos Mágicos, una iniciativa que promueve las zonas rurales que ofrecen belleza natural, riqueza cultural o relevancia histórica. Cerca del colorido pueblo de Villa de Santiago se encuentra la Cascada Cola de Caballo, una cascada de 25 metros en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey. El parque también cuenta con el salto en bungee más alto de México, una tirolesa, paseos en coche de caballos e instalaciones de picnic.

Barrancas del Cobre

Las Barrancas del Cobre, clasificadas como unas de las mejores del mundo por National Geographic, están formada por seis cañones distintos. El cañón de Tararecua es sin duda el mejor para el senderismo, debido a las fuentes termales que hay en su base. Atraviesa el norte del estado de Chihuahua y combina la cultura indígena con un gran paisaje y una naturaleza salvaje.