¿Por qué no se come carne en cuaresma?

salmón al ajillo

La temporada de cuaresma ya está aquí y con ella la abstinencia de comer carne, seguramente ya comenzaste a buscar las recetas de  cenas para cuaresma. Los católicos se abstienen de comer carne el miércoles de ceniza, el viernes santo y todos los viernes de cuaresma.

La tradición a fondo

La abstinencia es una de nuestras tradiciones cristianas más antiguas. Desde el primer siglo, el día de la crucifixión se ha observado tradicionalmente como un día de abstención de carne también llamado ayuno negro para honrar a Cristo que sacrificó su carne un viernes.

Hasta 1966, la ley de la Iglesia prohibía la carne todos los viernes durante todo el año. La nueva ley fue promulgada en 1983 en el Código de Derecho Canónico revisado que establece: La abstinencia debe llevarse a cabo el Miércoles de Ceniza y el Viernes de la Pasión y Muerte de nuestro Señor Jesucristo. Todas las personas que han cumplido los catorce años están obligadas por la ley de la abstinencia.

Dado que Jesús sacrificó su carne por nosotros el Viernes Santo, nos abstenemos de comer carne en su honor los viernes.

tostadas de atún

¿Qué carne no se debe comer?

 La carne incluye la carne de mamíferos y aves, y los principales alimentos que se incluyen en este rubro son la carne de res y cerdo, pollo y pavo. Si bien la carne está prohibida, los productos que no son carne de estos animales no lo están, como la leche, el queso, la mantequilla y los huevos.

El pescado no pertenece a la categoría de carne por lo que puedes buscar las promociones alsea y ordenar un pescado al mojo de ajo para mantener tu ayuno negro en esta temporada.

Además, en la antigüedad, la carne era más cara, se comía solo ocasionalmente y se asociaba con festejos y regocijos; mientras que el pescado era barato, se comía con más frecuencia y no estaba asociado con celebraciones.

 ¿Por qué la abstinencia?

La abstinencia es una forma de penitencia. La penitencia expresa dolor y contrición por nuestras malas acciones, indica nuestra intención de alejarnos del pecado y volvernos a Dios, y repara nuestros pecados. Es una forma de ascetismo, la práctica de la abnegación para crecer en santidad.

Es una forma sobria de practicar la sencillez y la austeridad, de negar los anhelos de nuestro cuerpo de honrar a Jesús, quien practicó la forma máxima de abnegación cuando entregó su cuerpo por nosotros en la Cruz.  

Hay un sinfín de opciones para comidas sencillas para los viernes sin carne: sopa, tostadas de atún, macarrones con queso, sándwiches de huevo frito, sándwiches de queso a la parrilla, pizza de queso y, por supuesto, pescado.