Las sorprendentes propiedades del vino

Copas de vino chocando

Muchos de nosotros crecimos pensando que el vino u otras bebidas alcohólicas no tenían propiedades para la salud. Sin embargo, es asombroso que, con medida, podemos obtener beneficios al beber vino. En este blog detallaremos más sobre las propiedades que tiene el vino

Una vez que enriquezcas tu conocimiento, podrás dejar de sentirte culpable de acompañar tus platos de comida italiana al lado de una copa de vino. Así es, la próxima vez que ordenes comida italiana asegúrate de beber un poco de vino.

Bebe vino con responsabilidad

Disfruta del alcohol con moderación, sobre todo si quieres evitar la resaca. El consumo moderado de vino ha demostrado tener propiedades buenas para la salud. De hecho, los bebedores moderados viven más que los no bebedores. Un consumo de alcohol de 2,5-14,9 gramos/día (una o dos copas) da como resultado una reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares del 14-25% en comparación con los abstemios.

En países con una cultura de bebida de vino moderada como Francia, España e Italia viven más y tienen menos incidentes de enfermedades cardíacas que los británicos. Es importante la moderación: beber vino bien hecho en pequeñas dosis, con la comida, repartidas a lo largo de la semana. No hay beneficios para la salud en los atracones de bebida. Para disfrutar de las propiedades del vino, se recomienda un máximo de seis copas grandes de vino para hombres y mujeres.

El vino tiene propiedades buenas para el corazón

El vino tiene propiedades poderosas como antioxidantes, que posiblemente sean más efectivos que las vitaminas C y E. Se unen a los radicales libres y previenen la formación de coágulos en los vasos sanguíneos. 

Todos los antioxidantes ahuyentan los radicales libres. Esto conduce a una menor incidencia de ataques al corazón. Además, la mezcla de vino de alcohol y polifenoles tienen propiedades antiinflamatorias similares a la aspirina.

Debido a sus propiedades naturales similares a la aspirina, el vino ayuda con la aterosclerosis (la formación de células grasas en nuestras arterias). Entonces, si estás pensando en ordenar comida italiana, ¡mejor disfrútala con una copa de vino! El grado de protección es similar al que se consigue haciendo ejercicio regularmente.

Pero esto no significa reemplazar el ejercicio con vino, sin importar cuán atractivo pueda ser el pensamiento. Si bien puedes obtener las mismas propiedades antiinflamatorias, serán a corto plazo. Las calorías del alcohol comenzarán a notarse en tu cintura.

Degustación de las propiedades del vino

Las propiedades del vino ayudan a aumentar el colesterol ‘bueno’

Beber alcohol con moderación tiene propiedades beneficiosas sobre el nivel de colesterol. El alcohol aumenta el colesterol HDL (lipoproteína de alta densidad) y reduce el colesterol LDL (lipoproteína de baja densidad). El colesterol HDL transporta el colesterol fuera de las células y lo regresa al hígado, que lo procesa nuevamente. El colesterol LDL transporta el colesterol a las células que lo necesitan. Pero, si hay un exceso de colesterol para que lo usen las células, puede acumularse en las paredes de las arterias.

Aumenta tus antioxidantes, reduce tu cintura

El consumo de vino tinto ayuda con la circunferencia de la cintura y la obesidad, debido principalmente a los polifenoles Una copa ocasional de vino blanco o tinto tiene propiedades que ayudan a mejorar los niveles de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de diabetes tipo dos.

Otra sustancia que contiene el vino es el resveratrol, una sustancia que producen las plantas en épocas de estrés. Los protege de enfermedades fúngicas. En humanos, además de ser un antioxidante, puede ayudar a prevenir el cáncer. Además, actúa como un antibiótico contra las bacterias dañinas. 

Consumir vino reduce el riesgo de demencia

El vino tiene altos niveles de  potasio, que juegan un papel crucial para contrarrestar los efectos negativos de la sal en nuestra dieta. Reemplaza el sodio en el cuerpo, lo que significa que, en muchos sentidos, el vino también es un suplemento vitamínico.

El viejo consejo es el mejor: beba con moderación, disfrute con responsabilidad y elija vino (y comida) bien hecho en lugar de un plato pesado producido en masa y con muchos aditivos. Elige con cuidado lo que estás bebiendo y aprovecha al máximo los beneficios para la salud del vino.

¿Quieres conocer más sobre proudctos italianos? Conoce más sobre el queso italiano por excelencia, la mozzarella.