Sitios arqueológicos cerca de la Ciudad de México para maravillarte

teotihuacan-mexico

México es uno de los mejores destinos del mundo para los amantes de la arqueología, ya que existen literalmente cientos de yacimientos de interés si se quiere conocer la cultura mesoamericana, desde los aztecas hasta los mayas. ¿Cuáles son los mejores sitios arqueológicos de Ciudad de México y sus alrededores? Hay muchos para elegir, ideales si no sabes qué hacer el fin de semana.

Teotihuacán, Estado de México

Teotihuacán, la excursión arqueológica más popular desde Ciudad de México, es uno de los lugares más frecuentados y está, aproximadamente, a una hora de la capital. Teotihuacán, que se traduce como “el lugar donde los hombres se convierten en dioses”, es una zona misteriosa, que vio su auge y caída antes del comienzo del imperio azteca. Y está dominado por las pirámides del Sol, de la Luna y la céntrica Avenida de los Muertos.

Tula, Hidalgo

En el vecino estado de Hidalgo, se pueden encontrar ruinas toltecas que resultan muy impresionantes. Conocida principalmente por los Atlantes de Tula, las imponentes esculturas de basalto de guerreros toltecas, gran parte de Tula se centra en el dios serpiente emplumada, Quetzalcoátl y la Pirámide de Quetzalcoátl. Aunque es menos popular entre los viajeros que la mencionada Teotihuacán, la influencia de Tula en el periodo mesoamericano es indiscutible, y es fácilmente uno de los principales destinos arqueológicos de México.

Templo Mayor, Ciudad de México

Ni siquiera tienes que salir de la capital para visitar estas ruinas. El Templo Mayor se encuentra justo a la izquierda de la impresionante Catedral Metropolitana y alberga un hermoso museo, así como algunas de las ruinas de la antigua fortaleza azteca, Tenochtitlán. Dedicado simultáneamente a dos dioses -Tlaloc (dios de la lluvia) y Huitzilopochtli (dios de la guerra)-, el Templo Mayor fue destruido originalmente en la época colonial, ya que los conquistadores utilizaron sus materiales para construir la catedral.

Tepoztlán, Morelos

Dirigirse al sur, al Tepozteco, es una excursión de un día muy recomendable en Ciudad de México y una actividad imprescindible para los amantes de la historia y las actividades al aire libre. Situadas en la cima de la montaña del Tepozteco, en Tepoztán, Morelos, las ruinas del Tepozteco son bastante impresionantes, incluso para los estándares mexicanos. Si bien es cierto que son bastante pequeñas, la ubicación y las vistas compensan fácilmente su tamaño: después de subir la montaña para llegar a las ruinas, se obtienen vistas espectaculares de los alrededores. Dato curioso: el Tepozteco está dedicado al dios del pulque.

Cholula, Puebla

La pirámide más grande del mundo no estaba en Egipto, sino en México. De hecho, para ser más específicos, estaba en el pequeño pueblo mágico de Cholula, Puebla. Sin embargo, no estamos hablando de una pirámide grande en términos de altura, sino más bien en términos de volumen, ya que la base de esta pirámide era realmente gigantesca, y en su cima, ¡habría sido dos veces más grande que las de Teotihuacán! Aunque la pirámide propiamente dicha ya no existe, el museo adjunto es enormemente informativo, y la iglesia de la Virgen de los Remedios, también situada allí, es espectacular.

Malinalco, Estado de México

Si te alejas un poco más hacia el Estado de México, encontrarás las ruinas de Malinalco un pueblo pintoresco en sí mismo. Las ruinas son, sin duda, el mayor atractivo de la zona y se remontan al imperio azteca, aunque se puede decir que el lugar ha tenido una importancia ceremonial durante mucho más tiempo. Conocidas técnicamente como Cuauhtinchan, las ruinas suelen llamarse simplemente Malinalco, e incluyen seis edificios. El más popular e impresionante de los seis es sin duda la Casa de las Águilas (Cuauhcalli), conocida por su entrada de serpiente con colmillos.

Xochicalco, Morelos

Xochicalco, otra oferta del estado de Morelos, significa “casa de las flores” en náhuatl. A sólo un par de horas en coche de la capital, este yacimiento contiene muchos artefactos significativos y tiene mucha importancia histórica; algunos expertos han llegado a teorizar que tuvo que ver con la caída de la cercana Teotihuacán. La combinación de las culturas teotihuacana, maya y matlatzinca es visible en la arqueología del yacimiento y, aunque es pequeño, vale la pena visitarlo.