Una breve historia del chocolate mexicano

chocolate mexico

Quizás el chocolate mexicano más famoso son las tabletas en forma circular, peculiarmente granuladas y con sabor a canela, que se disfrutan mejor calientes y espumosas.

Los primeros usos del chocolate mexicano probablemente fueron como bebidas amargas que tenían un significado religioso importante. En este texto puedes conocer más sobre este alimento.

chocolate méxico

Orígenes del chocolate

Los mesoamericanos fueron los primeros en aprovechar el clima ideal para el crecimiento del cacao: sus tierras bajas húmedas del sur, tienen las condiciones perfectas para el cultivo abundante de las plantas de cacao nativas del país.

También fueron los primeros en disfrutar el chocolate, aunque no de la forma que cabría esperar. Se han descubierto restos de este alimento en ruinas olmecas y mayas.

En Veracruz, hay vasijas que contienen evidencia de chocolate, mientras que los glifos creados por los mayas sugieren que el consumo de chocolate estaba en pleno apogeo al menos en el año 1750 a.c.

La forma principal de consumo de chocolate mexicano fue primero como bebida fermentada; las mazorcas de cacao se dejaron fermentar de forma natural, utilizando la pulpa que recubre los granos para hacerlo, antes de retirarlas, secarlas y tostarlas y finalmente molerlas hasta obtener una pasta de chocolate amargo.

Esto se combinaría con ingredientes a mano, como maíz, miel y chiles para darle más sabor. Estas bebidas están muy lejos de las barras de chocolate principalmente dulces que conocemos y amamos hoy.

Los aztecas y el chocolate

Los aztecas tomaron las riendas de los mayas una vez que su civilización se extinguió y comenzaron a atesorar el grano de cacao. Mientras que los mayas preferían su chocolate caliente, los aztecas lo consumían frío.

De hecho, fueron los hablantes aztecas del náhuatl clásico quienes introdujeron la palabra chocolate en el idioma inglés, a través del español, por supuesto, ya que originalmente se escribió como ‘chocolātl’, ‘xocolatl’ o ‘xocoátl’.

En estos tiempos tenemos algo de eso todavía, ya que puedes consumir tu chocolate frío o caliente; prueba tu bebida favorita y aprovecha tu tarjeta de cliente frecuente para obtener grandes beneficios como un café gratis el día de tu cumple o una pieza de pan al reunir 100 estrellas.

Los aztecas en realidad le dieron mayor importancia a los granos de cacao que los mayas, creyéndolos regalos de Quetzalcoatl, el Dios de la Sabiduría.

Fuera de las clases dominantes, el uso principal del chocolate era como una forma rudimentaria de moneda y se convirtió en un gran producto durante el período azteca, cuando los gobernantes tuvieron que importarlo de climas más húmedos en las tierras bajas del sur.

Entonces, si bien muchos países reclaman el chocolate, México realmente es la cuna de cacao, con el árbol del cacao, la palabra y los primeros usos del chocolate nativos del país.

chocolate mexicano olmecas

Hoy en día

Mientras que los mesoamericanos usaban el chocolate para curar resfriados y fiebres (y como ingrediente clave en ceremonias y rituales religiosos), el México actual lo usa principalmente como ingrediente básico en muchos platillos famosos.

La salsa de mole utiliza mucho el chocolate en su versión más conocida de mole poblano, las bebidas frías de chocolate conocidas como pozol todavía se pueden encontrar en ciertas regiones de México y el reconfortante chocolate caliente con sabor a canela, que se bate con un molinillo tradicional, es una bebida muy consumida.

Entonces, si bien México definitivamente no es el mayor exportador de chocolate del mundo (ese título es para Costa de Marfil), su relevancia en cuanto a este alimento (y muchas cosas más) es indiscutible.